Ilustración - Lo más precioso para Dios

Cierta vez Dios resolvió experimentar uno de sus ángeles, entonces convocándolo le ordenó:
_Mi hijo, quiero que descienda hasta tierra y traiga para mí la cosa más valiosa que existe por allá.
Entonces el ángel descendió, y comenzó procurar por  la tierra, buscando el diamante más precioso que aquí existía, y habiendo encontrado, con mucha alegría llevó al SEÑOR y lo entregó.
Entonces dije el SEÑOR:
_Mi hijo, lindo es este diamante, pero aún no es la cosa más preciosa que existe por allá, descienda nuevamente, y busque hasta encontrarla.

Entonces el ángel descendió hasta las profundidades del mar, y buscó la perla más preciosa de los océanos, y habiendo encontrado, con mucha alegría llevó al SEÑOR y lo entregó.
Entonces dije el SEÑOR:
_Mi hijo, linda es esta perla, pero aún no es la cosa preciosa que existe por allá, descienda nuevamente, y busque hasta encontrarla.
Y el ángel se entristeció mucho, pues no sabía lo que sería más valioso del que un diamante o una perla, entonces descendió hasta un valle y debruzó sobre una roca sin saber lo que hacer.
Cuando de repente surge una confusión por detrás de la roca, y el ángel volcándose ve un joven con las rodillas clavadas en el suelo.
Entonces el ángel aproximándose comienza observarlo.
El joven clamaba y lloraba pidiendo perdón para Dios a causa de sus pecados, y  en medio las lagrimas él alababa al nombre del Señor.
El ángel viendo aquello recogió las lagrimas del joven y llevó hasta el SEÑOR.
Y entregándolas al SEÑOR, mucho se alegraron, entonces dije el SEÑOR al ángel.
_Lo que hay de más precioso en la tierra, no son los diamantes o las perlas, no son los océanos y ni aún de las grandes construcciones, pero sí un corazón quebrantado y una adoración sincera.

Cerca está el SEÑOR de los que tienen el corazón quebrantado, y salva los contritos de espíritu. (Sl 34:18)

{ 0 comentários... Ir para Caixa de Comentários }

Deixe seu comentário

 
El Sermón © 2012 | Template By Jasriman Sukri