Disfrutando de la casa de Dios (Reina de Saba)

rainha-saba-salomaoTexto: (2 Cr 9: 1-12) 

Vemos en un pasaje de la biblia la historia de una reina que salió de tierras distantes para conocer el palacio de Salomón. 
Esta reina fue mucho sabía, pues no se intimidó al disfrutar de toda la hospitalidad del rey. 
Ella comió, bebió, quitó las suyas dudas y aún recibió diversos presentes del rey. 
Si usted fuera invitado por un rey para visitar su palacio, Lo qué usted haría? 

En todo culto que vamos el Rey Jesús siempre está presente, pero muchos cristianos ha dejado esto pasar por desapercibido, y quedan tan preocupados con el fin del culto que no aprovechan la presencia del Rey. 
Nosotros que somos la prometida de Cristo, tenemos que disfrutar de todo aquello que Jesús nos proporciona mediante su gracia. 
Debemos ser como la reina de Sabá. 

Entendiendo el contexto de la historia 
En todo palacio de la antigüedad había tres grandes salas que eran de suma importancia en un reinado. 
Y cuando analizamos el contexto vemos que la reina de Sabá visitó cada una de estas salas. 
Cuando vamos a la casa del Señor no podemos dejar de visitar ninguna de estas tres grandes salas. 

I - LOS TRES COMODOS DE LA CASA DE DIOS 

1 - SALA DEL BANQUETE 
Era el lugar donde el rey banqueteaba y festejaba con sus invitados, allá él comía, bebía se alegraba. 
Vamos a ver en el libro de Daniel, Belsazar dando una gran fiesta en la sala del banquete 

"El REY Belsazar dio un gran banquete a mil de sus señores, y bebió vino en la presencia de los mil. " (Dn 5.1) 

El rey Salomón recibió la Reina de Sabá en la sala del banquete (1 Re 10:5) 

Aplicación Personal 
Cuando estamos en la casa del Señor, alabando y exaltando su santo Nombre, Dios trae la sala del banquete delante de nosotros, se alegra con nosotros y quiere saciar nuestro hambre espiritual. 
No podemos dejar de disfrutar de la mesa del Rey. 
Coma beba y se alegre, él Rey te ama. 

2 - SALA DE LA TESORERÍA

Un reinado sin la sala de la tesorería era un reinado fallido. 
Era en esta sala que se concentraba todos los tesoros, como oro, plata, bronce y diversos otros títulos, allá se concentraba la fuerza económica del reino. 

La reina de Sabá entró en la sala de la tesorería y recibió todo cuánto quería (2 Cr 9: 12-13) 

Aplicación Personal 
Jesús es aquel que tiene la llave de David. (Ap 3:7), Él es lo que abre y nadie cierra y cierra y nadie abre, Él es aquel que tiene todo poder y toda autoridad (Mt 28:18) 
Todo depende De él, y nada acontece si no fuera por su gana, si usted está necesitando de alguna cosa no se desespere, entre en la sala de la tesorería, y lance sobre Jesús sus necesidades espirituales y materiales. 


3 - SALA DEL TRONO 

En este lugar el rey ejercía su poder ejecutivo, era justamente en esta sala que ellos trataban de los más diversos asuntos en relación al gobierno del reino. 
Allá ellos ejercían su cetro, tomaban decisiones y creaban leyes. 
La reina de Sabá entró en la sala del trono y habló todo cuánto tenía en su corazón (2Cr 9:1) 
Cuando Hamã tenía un plan para destruir los judíos, la reina Ester entró en la sala del trono e intercedió por su pueblo.(Est 5:1-2) 
Lo apóstalo João vio y entró en la sala del trono de Dios (Ap 4: 1-11) 

Aplicación Personal 
Nuestro rey esta esperándonos en la sala del trono, Él quiere que estemos delante de él derramando nuestro corazón así como la reina de Sabá hizo con Salomón. 
El cetro de equidad y justicia está en las manos de él, pero para que vengamos a disfrutar de esta intimidad con el rey, necesitamos ser osados y entrar por la puerta que nos fue abierta. 
El velo del templo fue rasgado y ahora ya no existen más barreras entre nosotros y Dios. 
A veces nuestro corazón está lleno de amarguras y tristezas, vamos hasta la casa de Dios pero volvemos con el corazón del mismo jeito. 

Conclusión 
No haya miedo y ni pierda la oportunidad, el palacio del rey esta de puertas abiertas para usted. 

1 comentários:

  1. Gracias por explicar este encuentro de la Reina Saba' con el Rey Salomon desde el aspecto personal. Le bendigo con el amor del Padre, del hijo y del Espiritu Santo. Amen.

    ResponderEliminar

 
El Sermón © 2012 | Template By Jasriman Sukri