Las promesas de Dios en nuestras vidas

obediencia-deus
Introducción
Como alguien se siente cuando el Señor le hace promesas y, conforme el tiempo pasa, todo parece ocurrir de forma contraria a aquello que Él prometió? Con base en la historia de hombres como Abraham, Moisés y otros personajes bíblicos, vamos a constatar que el Altísimo permite que adversidades suceda porque Él las usa para tratarnos y conducirnos en sintonía con su gana.

Contradicciones son:
Afirmaciones contrarias al que se dije; incoherencias entre palabras y acciones. En nuestra vida, las contradicciones representan las adversidades por las cuales pasamos muchas veces, y que en los madurecen.
I. La progresiva revelación de la voluntad divina
Tenemos que orar y pedir a Dios la confirmación de sueños, visiones o revelaciones y analizar si realmente proceden del Espíritu Santo o se son sólo producto de la actividad de nuestro inconsciente.
1.1 — Cuando los sueños y visiones manifiestan la voluntad divina
Observemos las historias de dos personajes bíblicos;
Los sueños de José — El primer sueño de José fue con 11 gavillas de trigo curvándose delante de él (Gn 37.5-7), simbolizando que los suyos 11 hermanos se someterían a él. El Señor se utilizó de un elemento agrícola, el trigo, para señalizar lo que acontecería en el futuro de José.
La visión de Pedro — En Actos 10.1-48. Pedro tuvo una visión sobre los animales inmundos que Dios ordenó que él matara y comiera, simbolizando que las oraciones del gentío Cornelio habían sido aceptas. Pedro tenía hambre; entonces, Dios usó alimentos considerados inmundos por la Ley mosaica para comunicar al discípulo que él no podría juzgar impuro lo que Dios purificó (At 10.15).
1.2— Cuando la espera y la adversidad se contraponen a la revelación y a la realización de las promesas
En la visión de Pedro, en el sueño de José, en el llamado de Abraham, en la convocatoria de Moisés para liberar los israelíes y en otras manifestaciones de Dios a los hombres y mujeres en la Biblia, constatamos que hube periodos de adversidades y esperas a veces largos hasta la concretización de aquello que el Señor les había mostrado. He ahí ejemplos de periodos de adversidad y espera:
• Abraham esperó 25 años (Gn 12.1-3; 21);
• José esperó aproximadamente 13 años (Gn 37.5-11; 41.37; 47.11);
• Moisés tuvo que esperar 40 años, andando con el pueblo por el desierto(Nm 14.34).
II. Esperando contra la esperanza
Uno de los personajes bíblicos que nos estimulan a creer en Dios y a confiar en su Palabra, aún cuando todo parece contrario, es Abraham. Paulo elogió la actitud de ese patriarca declarando que él creyó contra la esperanza (Rm 4.18-22). Analicemos aquí su historia.
2.1 — Recibiendo las promesas grandiosas
Podemos observar algunas contradicciones en la historia de Abraham en relación al cumplimiento de las promesas de Dios en su vida. Veamos:
Las promesas del Señor la Abraham (Gn 12.1-3) — La posesión de una nueva tierra; incontables descendientes — naturales y espirituales — que se harían una nación fuerte en el mundo; honra protección y otras bendiciones sin medida, que harían de Abraham un hombre famoso y usado por Dios para bendecir otras personas; y las bendiciones extendidas a todas las familias de la tierra.
Espera y contradicciones en la vida de Abraham — Abraham y Sara nunca habían generado hijo. De hecho, eso era imposible para la pareja, con miras a que Sara era estéril y ellos tenían edad avanzada cuando el Señor se manifestó.
El cumplimiento de las promesas de Dios en la vida de Abraham — Dios visitó Sara y ella concibió un hijo, a quien puso el nombre de Isaque (Gn 21.1-8).
Para reflejar
Abraham tenía 75 años, y Sara 65, cuando el Señor les hizo la promesa de un hijo (Gn 12.7). Pero esa promesa no se basaba en el potencial del hombre, y sí en el poder divino de hacer posible lo que era imposible.
2.2 — El desánimo ante a tarda y las dificultades
En algunos momentos, Abraham se sintió desanimado, pues el tiempo pasaba y no había señal del hijo que Dios le hube prometido. El patriarca llegó a cuestionar si él había entendido correctamente la promesa (Gn 15.2-6). Cuando Abraham comenzó a mirar para las circunstancias y la desanimar,
Dios lo invitó a salir de la tienda (Gn 15.5).

2.3 — El peligro de dar una ayuda a Dios
Observe la actitud de Sara ante su imposibilidad de generar un hijo de Abraham (Gn 16.2,4a). Siendo ella estéril y con edad avanzada, decidió abrir mano del que le era más caro, permitiendo que Abraham generara un hijo en la esclava egipcia.
Para reflejar
La culpa no fue sólo de Sara. Abraham tampoco pensó dos veces antes de aceptar la propuesta para generar un hijo en la esclava. Aún siendo considerado el padre de la fe, hube un momento en que Abraham se dejó dominar por la incredulidad y actuó influenciado por las circunstancias, olvidándose de que sería el Señor que, el tiempo correcto, cumpliría
Su promesa.
2.4 — La gana de Dios siempre prevalece    
La gana de Dios siempre se manifestará en medio a la contradicciones de la vida, porque esa es la forma de Él evidenciar que todas las cosas le son sujetas(1 Co 15.27). Dios permitió el tiempo pasar y el ciclo menstrual de Sara cese (Gn 18.11), y sólo entonces, tras 25 años, cumplió su promesa en la vida de Abraham (Gn 21.2).
III. Soñando con el palacio, olvidado en la prisión
Analicemos ahora la historia de José, narrada en los capítulos 37 a 50 de Génesis, y observemos las promesas y las contradicciones en la vida de más este personaje bíblico.
Las promesas del Señor a José (Gn 37.5-9) — Cuando él tenía 17años de edad, Dios le reveló Su propósito para la vida de él en dos sueños, los cuales él compartió con sus padres y hermanos.

Espera y contradicciones en la vida de José — Por envidia, sus hermanos lo lanzaron en una cisterna y lo vendieron como esclavo a una caravana de ismaelitas. José fue parar en el Egipto, en la casa de Potifar, siendo allí infamado por la mujer de ese oficial y lanzado en la prisión.

El cumplimiento de las promesas de Dios en la vida de José — Sólo tras más o 13 años menos de lucha, el Señor intervino, elevándolo a la posición de vice-gobernador del Egipto. Pasados siete años, sus hermanos y su padre se inclinaron delante de él y dependieron de él para lo sostengo de sus familias.

3.1 — El propósito del ascenso de José
José enfrentó momentos de rechazo en el seno de su familia. Fue traicionado y vendido como esclavo por quien amaba, sufrió injusticia en la casa de Potifar,y soledad y olvido en el calabozo. Dios permitió esas desdichas en la vida de José para hacer de él un canal de bendición no sólo para sus familiares, pero para todos los que dependerían de la administración de él (Gn45.3-11).

IV. Transponiendo el insuperable
Moisés fue otro a quién Dios se reveló, y que enfrentó muchas luchas, hasta la gana soberana del Señor ser manifestada en él.
Las promesas del Señor a Moisés (Êx 3.6-10) — Moisés fue convocado por Dios para ir hasta Faraón y ordenar a este que liberara los israelíes. Él tendría que confiar totalmente en Dios para ver cumplida la promesa de Iibertação de su pueblo.
Espera y contradicciones en la vida de Moisés — Él y Aarón comparecieron a la presencia de Faraón y le transmitieron las palabras de Dios (Ëx 5.1), pero el monarca egipcio no aceptó la orden divina (Êx 5.2) y aún mandó aumentar la carga de trabajo sobre los hebreos (Ëx 5.6-21).
Aliñando-si a la gana divina — Dios suscitó plagas que destruyeron todo el sistema económico y religioso, e hirieron el orgullo y la idolatría egipcia (Éx 3.20), a fin de dar la Faraón la oportunidad de rever su decisión de mantener Israel cautivo. Así fue, hasta que, después de la muerte de los primogénitos, el rey acabó ordenando la salida de los israelíes (Êx12.31-34).
V. Por qué tanta espera y adversidad?
Al analicemos los ejemplos hasta aquí discutidos, concluimos que las contradicciones de la vida ocurren:
5.1 — Porque no entendemos los caminos del Señor
La Biblia dice que sus caminos son más altos del que nuestros caminos (Is 55.8,9), y sus juicios inescrutables (Rm 11.33-36).
5.2 — Porque son para nuestro propio bien
El Señor tiene pensamientos de paz y no de mal, para darnos el fin que esperamos (Jr 29.). Además de eso, el Padre no nos dará serpientes en vez de peces (Mt 7 1-11).

5.3 — Porque el tiempo del hombre es diferente del tiempo de Dios
Muchas personas ven las promesas de Dios a la luz del chronos, y no del kairos. Eso porque, para el hombre, 20 años es muy tiempo, pero, para Dios, mil años son como un día (2 Pe 3.8).
Subsidio teológico
Los griegos antiguos tenían dos palabras para referirse al tiempo: chronos y kairos. Mientras chronos se refería al tiempo cronológico, o secuencial, el cual puede ser medido, kairos se refería a un momento indeterminado el tiempo en que algo especial acontece; en Teología, es el tiempo de Dios.
5.4 — Porque formamos parte de un plan mayor
Dios permite que el hombre escriba su historia. Sin embargo,
Él escribe una historia mayor, cósmica, universal, que culminará con la implementación de su Reino. Nosotros debemos buscar primero el Reino de Dios (Mt 6.33),
Y él les dije: Cuando oréis,: Padre, santificado sea tu nombre; venga tu Reino (Lucas 11.2).
5.5 — Para que la derrota del enemigo sea fragorosa, y el nombre del Altísimo sea glorificado
El Señor envió muchas plagas contra el Egipto, a fin de abatir la altivez de Faraón, ridiculizar los dioses adorados por aquella nación (Êx 3.20) y tener su nombre glorificado (Êx 14.31).
VI. Perseverando en medio a la oposición
Si sus sueños aún no se realizaron, no desista de luchar. Tan solamente haga el siguiente:
6.1 — Clame a aquel que se compadece de nosotros
Haga como el invidente de Jericó, que no pensó dos veces y comenzó a clamar por misericordia (Lc 18.35-43).
6.2 — Crea y busque el milagro
Haga como la mujer Cananea que salió a gritar atrás del Señor y a rogar por la cura de su hija (Mt 15.22-28).
6.3 — Haga como Jairo; crea solamente
Él fue al encuentro de Jesús para rogar por la cura de su hija, y Jesús dije: No temas, cree solamente (Mc 5.36b).

Conclusión
No sé cuál es el problema y la lucha, cuáles son las oposiciones y contradicciones que usted está enfrentando su día a día, pero crea que el Señor se compadece de usted y juzgará su causa.


1 comentários:

  1. Sucede q tengo un sueño, en el q mi razon definitivamente contradice la realidad,y sueño algo distinto siempre pero tiene el mismo fundamento, sucede q esto generalmente lo sueño cuando mas desesperanzada estoy o cuando me rindo y trato de borrar el tema de mi vida, sin embargo a pesar de mis esfuerzos el tema sigue presente, no se si es un delirio, un problema emocional o algo sobre lo q definitivamente no tengo control

    ResponderEliminar

 
El Sermón © 2012 | Template By Jasriman Sukri